Esquiva los errores de novato al emprender
febrero 22, 2018
Humildad: el ingrediente esencial para el éxito
febrero 27, 2018

A cuantas personas les pasa que piensan en una idea de negocio mientras están en el carro, en una cafetería, cuando están haciendo ejercicio o inclusive mientras se duchan. Es beneficioso pensar y soñar de idea de negocio aunque estas sean descabelladas. Lo bueno de esto es que constantemente ponemos en marcha nuestra imaginación para visualizar infinidad de sucesos.

Pero el soñar, idealizar y proyectar es solo el comienzo de esta aventura. A veces tenemos una excelente idea de negocio pero nos cuesta llevarla a cabo porque miedo fracasar o por no saber donde comenzar. Si quieres poner en marcha la idea de negocio que has tenido en mente sigue estos pasos y lánzate al mundo del emprendimiento.

 

1. Conoce tu mercado:

Antes de convertir tu idea en un producto o servicio tienes que conocer a tu mercado. Esto no significa hacer una lista de los familiares o amigos que tu asumes que estarían dispuestos a comprar este producto o servicio. Debes de salir a la calle y realmente conocer a tus clientes. Tienes que empatizar con ellos y preguntarles sobre sus objetivos, acciones y problemas. Para así poder entenderlos a fondo y validar si tu idea de negocio tiene potencial.

  

2. Punto de partida:

Si has encontrado que tu idea soluciona un problema, ahora tienes que conocer el mercado más a fondo para ver si hay personas que están dispuestas a pagar algo por ella. La clave para evitar errores o un fracaso inesperado es crear experimentos con potenciales clientes en donde puedas ver de forma real como funciona tu producto o servicio. El éxito es ir probando y llegar a resultados, ya sean favorables o perjudiciales. Todo se basa en poder medir lo que estás ofreciendo. Tu idea original va a ir cambiando y mejorando durante este proceso. Siempre teniendo en mente al cliente y como vas agregarle valor con tu idea de negocio.

 

3. Plasma tu idea de negocio en un modelo de negocio:

Todas las empresas necesitan hacer dinero, incluso las empresas sin fines de lucro deben de tener un modelo de negocio para generar ingresos (aún así sean donaciones). Este es el punto en donde decifraz como tu idea de negocio va a generar ingresos. En el paso 1 y 2 definiste si tu idea genera valor a tus potenciales clientes y ahora hay que definir cómo captar y retener esos clientes. Hay varios modelos de negocios, puedes leer este artículo y optar por el que más se apega a tu emprendimiento.  

 

4. Desarrolla un prototipo, pruébala y evalúa los resultados:

Sea cual sea tu emprendimiento, debes poder convertirlo en algo tangible. Crea un prototipo de tu idea y compártela con las personas que entrevistaste anteriormente. Con este prototipo vas a poder ver el verdadero comportamiento de tus posibles clientes. De estas pruebas vas a recibir feedback positivo y negativo que te ayudará a mejorar tu producto o servicio. Lo mejor de este proceso, es que no te des por vencido y escuches a tu cliente. Recuerda que toda esta retroalimentación te ayudará a crear el producto que tu cliente busca y así podrás evitar fracasos.

 

5. Lanza tu producto y crece:

Llegar hasta el paso final, significa que hiciste bien tu trabajo desde el comienzo.

Entendiste las necesidades de tus clientes, creaste un modelo de negocio rentable e hiciste un prototipo para poder ofrecer la mejor versión de tu producto o servicio. Ahora es momento de lanzar tu idea de negocio al mercado. Este paso siempre va a ser el más temeroso y tedioso; pero si hiciste los pasos anteriores de manera correcta no tienes nada de qué preocuparte. Nunca dejes de creer en el producto o servicio que ofreces, por que con pasión y dedicación todo negocio puede ser exitoso.

Contáctanos
A %d blogueros les gusta esto: