Hive Talks, emprendimientos que inspiran en Panal Coworking
diciembre 8, 2017
Una emprendedora que navegó contra la corriente
diciembre 13, 2017

Qué aspectos de sus vidas llaman la atención de los productores de Hollywood para llevarlas a la pantalla grande.

Es común ver a emprendedores dando charlas para audiencias en búsqueda de motivación, que siguen en detalle sus carreras y los esperan a la salida del auditorio para tener una selfie con su ídolo, como si se tratara de la puerta de un teatro. Sus videos se vuelven virales, hay libros con sus biografías, son considerados líderes de opinión y sus nombres trascienden a las empresas que dirigen.

Para bien o para mal, sus aciertos y errores se convirtieron en lecciones de negocios, al punto tal que varias de sus experiencias llegaron a la pantalla grande de Hollywood. Ya en 1941, Orson Welles había elegido ficcionar la vida del magnate de la prensa William Randolph Hearst, en el clásico “Ciudadano Kane”. Años más tarde, Oliver Stone apostó por “Wall Street”, el film con el que retrató el mundo de la Bolsa a través del codicioso Gordon Gekko, personaje por el que Michael Douglas se llevó un Oscar en 1988.

Para el periodista y productor de Hollywood Axel Kuschevatzky, las elegidas para pasar a 35 milímetros son aquellas historias que “contienen los conflictos suficientes como para que dramática y emocionalmente funcionen”. Lo que le dio éxito a la obra de Stone, explica, fue la presencia de tensión entre un hijo que representa a un sistema que se opone a las creencias de su padre, el conflicto generacional en el mundo de los negocios.

Introducción, nudo y desenlace. Según Agustín Marcó del Pont, gerente de Ventas en United International Pictures (UIP), no porque a un empresario le haya ido bien en los negocios eso necesariamente se reflejará en el cine. La narración tiene que presentar un conflicto. “El cine no es un arte al que la gente vaya para motivarse. Va a entretenerse, a disfrutar y a comprar una historia. El conflicto llama mucho más la atención que el costado emprendedor”.

Esa fue, quizás, la clave para que “La red social”, dedicada a la creación de Facebook, se destacara entre otras similares. “Es una de las grandes películas de los últimos 15 años. Pero es una película sobre la traición. No particularmente sobre Mark Zuckerberg (N.d.R.: fundador de Facebook), sino sobre qué hace él con sus relaciones. Es decir, encierra la idea de un conflicto dramático potente. La búsqueda es esa”, analiza Kuschevatzky.

El film, dirigido por David Fincher, muestra a un Zuckerberg estudiante de Harvard con todos sus defectos. La crítica destacó la paradoja que plantea la trama, en la que la red social más popular del mundo fue creada por un hombre con pocas, o casi nulas, habilidades sociales. Codicia, traición entre amigos, desencuentros amorosos, un gran elenco y un presupuesto de US$ 40 millones hicieron que la historia se llevara tres premios de la Academia y cuatro Globos de Oro en 2011 y, a escala global, recaudara US$ 225 millones, según IMDb.

Sin embargo, al Zuckerberg de la vida real, pareció molestarle bastante la interpretación de Hollywood. “Hay una gran desconexión sobre lo que la gente que realiza películas cree que hacemos en Silicon Valley, que es construir cosas. Ellos no aceptan la idea de que alguien pueda construir algo sólo porque le gusta hacerlo”, dijo el founder, en una de las pocas entrevistas en las que se refirió al tema.

 

Fuente: La Nación Ecuador

Contáctanos
A %d blogueros les gusta esto: