Lecciones de liderazgo de Martin Luther King
enero 15, 2018
En Panal Coworking los “Lazy Lunes” pasaron de moda
enero 21, 2018

En media hora de juego podemos descubrir más a una persona que en un año de conversación, escribió Platón.

 

La gamificación es una estrategia cada vez más empleada por las empresas para alcanzar sus objetivos. Para muchos este término es desconocido, pero aquí les voy a explicar qué es y cómo puede beneficiar a tu empresa o proyecto emprendedor.

La gamificación es el uso de las mecánicas del juego en actividades no recreativas u otros entornos. Es decir, trasladar la forma en que funcionan los juegos al ámbito laboral, para con ello potencializar los objetivos de una empresa u organización.

La gamificación se ha empezado a aplicar en todas las áreas de las empresas. Ayuda a mejorar la motivación, la concentración, el esfuerzo, la fidelización y otros valores positivos que normalmente tienen los juegos

Si eres emprendedor puedes contemplar la gamificación para desarrollar tus productos o servicios. Recuerda que jugar hace a las personas felices y una persona feliz compra más que una persona triste o pensativa.

Por ejemplo, para incrementar la motivación y el compromiso de los empleados, colaboradores y hasta clientes, se pueden emplear las mecánicas de recompensa empleadas en juegos: puntos, niveles, premios, bienes virtuales, clasificaciones, desafíos, etc.

Con estas mecánicas se puede lograr que las personas avancen hacia el logro de los objetivos de la empresa u organización. También se puede conseguir el incremento de las ventas al pensar en mecánicas dirigidas a los clientes.

 

Las mecánicas de juego son muy variadas y pueden combinarse y dirigirse muy específicamente a las metas planteadas.

 

Por ejemplo, pueden enfocarse en las necesidades de superación de las personas. Las mecánicas sugeridas para este caso pueden ser: recompensa, estatus, logro, expresión, competición, altruismo, etc. Con ellas  se impulsan y fortalecen los valores y la autoconfianza.

Generalmente se contemplan cuatro fases en la gamificación: motivación, acción, recompensa y logros.

En la primera (acción) se debe motivar a las personas a entrar al juego a través de la promesa de premios, recompensa, etc. Luego hay que incentivar al jugador para que emprenda las acciones necesarias para poder llegar a esa recompensa. Aquí se debe ser muy ingenioso para hacer viral la motivación.

La recompensa debe ser real y debe cumplir con las expectativas de los jugadores. Recuerda que si generas falsas expectativas con la recompensa vas a generar un efecto negativo y podrías perder clientes.

En la fase de logros, las personas alcanzan el sentimiento de bienestar tras alcanzar su meta u objetivo y recibir la recompensa esperada.

Los emprendedores también se pueden beneficiar de la gamificación. Si desarrollan productos o servicios basado en las mecánicas de juego. Así que ya sabes, gamificar tu empresa, negocio o proyecto emprendedor puede hacer tu experiencia divertida y exitosa.

 

Fuente: Entrepreneur

Contáctanos
A %d blogueros les gusta esto: