Cómo elaborar un plan de acción efectivo
febrero 9, 2018
¿El dinero puede comprar el amor?
febrero 15, 2018

Emprendedor del Mes: Lavinia Valbonesi

En esta edición de Emprendedor del Mes, Lavinia Valbonesi miembro de Panal Coworking, nos comparte acerca de lo que la inspiró a llevar a cabo su emprendimiento.

Mi historia empieza 4 años atrás. Cuando tomé la decisión de estudiar Ciencias Políticas en Italia por que era lo que siempre había querido seguir como carrera. A los 16 años viajé a Australia para hacer pasantías con el Primer Ministro en su campaña de reelección. Cuando estuve en Australia pasé por diferentes problemas alimenticios y muchas inseguridades con mi cuerpo. Llevándome a un nivel de desnutrición alto que terminó transformándose en anorexia.

Para mí fue un poco difícil vivir en un país completamente desconocido. Solo me dedicaba a trabajar por las mañanas y en las tardes mi pasatiempo era ir al crossfit. Me descuide de mi salud y mi cuerpo. Al estar sola, comía mal, pero el crossfit y el ejercicio me motivaron a alimentarme mejor y desarrollar un gusto por la nutrición.

Cuando se acabaron las pasantías regresé a Ecuador. Solamente iba a estar un mes para despedirme y recoger a mis cosas para estudiar Ciencias Políticas a Italia. En este mes todo cambió. Ahí fue cuando realmente me di cuenta que el comer bien era más importante que el peso o la talla. Cambió mi mentalidad y me hizo sentirme mejor, más segura de mi misma y de mis capacidades

Hable con mi papá y le dije que Ciencias Políticas no era lo que yo quería estudiar y que prefería seguir una carrera de Nutrición. Me di cuenta que mi futuro no estaba en Italia porque sentía que en Ecuador lo podía lograr todo y no veía necesario irme a otro lugar a estudiar. El se enojó y me dijo que si cambiaba mis planes, ya no me iba a dar el apoyo económico que necesitaba para mantenerme en Guayaquil. Entonces tomé la decisión más importante de mi vida, sin saber que iba a pasar en el futuro. Me propuse salir adelante sola, sin el apoyo de mi familia, de la cual estuve distanciada por alrededor de un año.

Empecé a mostrar mi lifestyle en Instagram. Mi fuerte era dar consejos y opiniones sobre alimentos. Poco a poco me comencé a dar cuenta que las personas tenían un interés por lo que yo sugería y compartía. Un día decidí contar mi historia desde el inicio y las personas se sintieron identificadas y escribieron a agradecerme por mi honestidad y mis esfuerzos.  

Fue una gran satisfacción tener un impacto positivo en personas que no conocía. Aquí fue cuando dije esto es para mi. Con los trabajos que tenía de modelo pude pagar mi primera certificación para poder ser especialista en Nutrición Fitness. Luego con esta certificación me pude especializar y profundizar en el tema, para estar avalada y poder hacer dietas.

En el proceso mi papá aceptó mi decisión y se dió cuenta que esto era lo mío. Vió como había crecido y madurado con el tiempo. Que las metas que me había planteado las estaba logrando. Pero sobre todo, se dió cuenta, que el amenazarme solo hacía que yo me aleje de el.

Yo quería hacer lo que a mi me apasiona y sabía que el principal ingrediente era creer en mi misma, por que si yo no lo hacía nadie más lo iba hacer. Mi interés por la nutrición y el ayudar a llevar un estilo de vida saludable surgió después de darme cuenta de los efectos positivos que empezó a tener en mi. Más allá de un cambio físico, hablo de un cambio mental. Me encanta ayudar a las personas a darse cuenta el poder que tienen los alimentos y como no solo se trata de verse bien, sino de sentirse bien y como primero debemos cambiar nuestra manera de pensar, para poder cambiar el cuerpo.

Amo mi trabajo. El impacto que tengo en mis clientes es lo que más me inspira en mi día a día; a aprender más, capacitarme y seguir adelante. Disfruto cada una de las consultas y retos que se proponen mis clientes. Me inspira poder ayudar a las personas a mejorar su estilo de vida. Enseñarles que deben quererse y aceptarse en cada etapa sin buscar la perfección.

Si no hubiera hecho lo que realmente me apasionaba, probablemente yo sería otra persona en este momento. A mi el comer bien me cambió la vida. Me inspira saber que con mi experiencia y con lo que he aprendido puedo hacer lo mismo por las demás personas. Sobre todo las niñas y adolescentes porque son las que más necesitan escuchar una historia como la mía para saber que no están solas.

Contáctanos
A %d blogueros les gusta esto: