Denisse Ramón
Emprendedor del Mes – Devi
mayo 22, 2017
Introducción a la Fotografía Básica por Photoman Studios
mayo 24, 2017
Panal Coworking

Blog Kboomit

Cuando uno se anima a emprender y comienza a dar los primeros  pasos descubre que gran parte del capital se lo comen los gastos operativos: la renta, internet, agua, luz, compra de todos los mueble de oficina y realizar las remodelaciones necesarias.

Llega la pregunta necesaria, (como pago todo estos gastos si mis ganancias son bajas y el capital inicial es muy limitado) y la respuesta a esto surge como una nueva forma de trabajar e interrelaciones (hacer networking) y es el coworking.

El coworking es un concepto relativamente nuevo. Se refiere a que diversos emprendedores, profesionales  independientes, startups y empresas pequeñas pueden compartir un espacio de trabajo para reducir costos y poner en marcha sus proyectos de manera independiente, pero, ¿Dónde podemos realizar esta actividad en Guayaquil?

Y aquí es donde contaré mi experiencia, cuando empecé en toda esta locura de kboom-it  tenía que estar en constante videoconferencias con mi socio (él vive en Canadá), agendar y llamar a colaboradores, pensar en los procesos, programar la página y todas esas cosas mágicas que tiene el emprender un negocio.

Como es evidente el empezar a crear un sueño hasta ya tenerlo realizado no tienes mucho dinero para invertir y no podía darme el lujo de empezar a planear todas estas cosas desde mi oficina con vista a la ciudad y todos los lujos posibles, y la opción de quedarme en casa con dos sobrinos pequeños, el mal ambiente que tiene en sí el trabajar desde casa y los que haceres del hogar, no me terminaban de convencer, entonces opte por ser un nómada digital.

Me puse hipster y decidido hacer de  cada cafeteria mi oficina personal pues en realidad me sirvió un par de meses solo sacaba la computadora, compraba una taza de café (para que me dieran la contraseña del wifi) café que en algunas ocasiones lo deje totalmente entero y podía “relajarme” y empezar a trabajar.

Todo estaba bien hasta que tuve que hacer una videollamada y el ruido de las tazas, la gente conversando, el del mostrador gritando la orden, los meseros y sus charolas se me hizo imposible hablar con mi socio.

Si eres como yo y te distraes muy fácilmente, este café working es tu peor opción puesto que en un segundo estás estableciendo los procesos del servicio al cliente que tendrá tu empresa y al segundo siguiente te quedas 30 minutos viendo como la chica que está a un costado termina con el novio (es imposible concentrarse del todo en estos lugares), también se me hacía de muy mal gusto invitar a reuniones en estos lugares, digo si es un amigo de toda la vida el cual la reunión es un tanto informal, está todo bien, (venga y pase)  pero si la reunión es muy importante por más que le digas te invito a un café no queda bien desarrollar este tipo actividades en estos lugares por lo cual empecé a ver opciones de coworking y entre ellas saltó algo llamado Panal Coworking y  decidí probar suerte y encontré un free day pass así que no tenía excusa.

Me tienen ahí en medio de muchas mesas, muchas sillas, muchos emprendimientos  y mucha buena onda, al entrar se nota otro ambiente distinto a trabajar en un café, la chica del counter te da una pequeña inducción sobre cómo se trabaja, las modalidades, un paseo por la instalación y listo manos a la obra, sacas tu computadora y te podrías poner a trabajar pero no, yo como niño nuevo en primaria quería investigar y quería saber sobre el ambiente.

Este lugar tenía lo quería, un lugar donde podía trabajar y podía hacer cosas con un poco más de tranquilidad y comodidad tenía un escritorio, de lado izquierdo tenía una sala de juntas donde no tenía ni idea de lo que hablaban (eso es bueno porque así dejas trabajar a los demás ) tenían una especie de cabina telefónica muy vintage donde la habían equipado para hacer videoconferencias privadas donde nadie te escuchaba  y una cocina donde el café y los snacks eran por cuenta de la casa, Internet muy bueno (y te lo daban sin pedir un muffin)

La gente parecía que se conocían todos de toda la vida, aunque la mayoría ni siquiera se dedicaban a la misma actividad, pero igual quedan para almorzar juntos o planeaban alguna actividad.

En definitiva si estás en esa transición de querer formalizar un poco más tu negocios y si tienes que hacer citas con proveedores, socios, colegas entre otros la necesidad de un ambiente propicio es primordial y deberías de considerar dejar la cafetería por  una opción de coworking que más se ajuste a ti.

Si estás indeciso sobre dejar el coffeework  por un coworking  podrías empezar como yo con un free day pass  y quedarte de largo si estas en Guayaquil y quiere visitar a Panal Coworking  tienes 2 opciones una es en el norte en el  edificio Sky Building  (al lado del aeropuerto ) y otro si estas en Samborondón en el edificio Del Portal.

Por: Joaquín Zuñiga de kboom-it.

Contáctanos
A %d blogueros les gusta esto: