El miedo: enemigo mortal de los emprendedores
marzo 6, 2018
Lady Bird: La Reinvención del coming-of-age Film
marzo 9, 2018
“Es muy común ver en el trabajo personas desmotivadas, estresadas, preocupadas, frustradas y hasta apáticas. ¡No seas una de esas! Descubre tu pasión.”

Es muy común ver en el trabajo personas desmotivadas, estresadas, preocupadas, frustradas y hasta apáticas, esto es más común de lo que se piensa porque muchas personas están en un empleo que no los satisface y no sienten pasión.

Lo anterior causa bajo rendimiento, porque es importante recordar que la felicidad, motivación y el bienestar  incentivan la productividad. El éxito personal es el que se crean por las acciones y esfuerzos propios. Esto es de tener un trabajo que en verdad te apasione, tener una familia o vivir solo, tener libertad para decidir qué hacer en tu tiempo libre. Es decir la pasión la defines según tus gustos, tu comodidad, tranquilidad y sobre todo tu felicidad.

Te brindamos cinco recomendaciones para que aproveches y descubras tu pasión:

Ten determinación:

Es importante estar abierto a las posibilidades que se presenten y actuar con determinación para tomar una resolución y efectuarla. La determinación es la fuerza que te motiva, impulsa y da la energía necesaria para levantarte todas las mañanas con ganas y entusiasmo. La psicóloga Angela Lee Duckworth, quien se dedica a investigar las causas del éxito, se refiere al poder de la determinación más allá del talento que pueda tener una persona. La determinación es clave e incluye la pasión y la perseverancia.

Rodéate de personas positivas:

Comienza a rodearte de personas que hacen lo que aman, ya que ellas serán tu inspiración sin importar que no te guste lo que hacen; la clave es ver y percibir su actitud.

Enfrenta tus miedos:

En ocasiones nos detenemos en hacer algo por miedo al fracaso. Nos limitamos hasta convertirnos en esclavos del “hubiera”, de la zona de confort y de nosotros mismos. La recomendación es reconocer los miedos en lugar de ignorarlos o rechazarlos. Para detectarlos puedes escribirlos para exteriorizarlos y después aceptarlos, para finalmente responderte a ti mismo: ¿Qué es lo peor que puede suceder si te atreves a hacerlo? Posiblemente cuando analices la situación, te darás cuenta que no es tan grave como tú penabas. Por último, aprende a vivir con ellos para que no te detengan y poco a poco los miedos irán desapareciendo.

Reinvéntate:

Si tienes ganas de empezar a realizar una nueva actividad o un nuevo proyecto, no te detengas. Busca los recursos que necesitas y hazlo. Si el proyecto no sale como lo esperabas, busca nuevas ideas, otras formas, etc. El objetivo es que te estés reinventándote una y otra vez hasta que encuentres lo que de verdad te apasiona, desde algún deporte o el trabajo de tus sueños. Esto no significa que debas de ser irresponsable o renunciar a la semana de haber comenzado. Si empezaste algo, termínalo bien.

Sal de la zona de confort:

No te quedes con lo que ya tienes. Si estudiaste una carrera busca como mantenerte actualizado a través de nuevos cursos, diplomados y hasta maestrías, ya sean presenciales o en línea, lo que podría ayudarte a encontrar otra pasión o a descubrir formas de alcanzar tu meta. También viaja, aprende otros idiomas, haz actividades que no tienen que ver con tu empleo. Esto puede ayudar a salir de tu zona de confort, conocer nuevas personas y descubrir o adquirir nuevas habilidades.

Todo lo anterior se asocia con estar feliz en el trabajo, ya que un empleado contento, motivado y enamorado de lo que hace, siempre será más eficiente.

 

Fuente: Entrepreneur

Contáctanos
A %d blogueros les gusta esto: