Emprendedor del Mes – Landing Studio Design
julio 10, 2017
¿Por qué alimentarse sin gluten?
agosto 22, 2017

Escuchas hablar de los espacios de coworking, pero aún no te decides en visitar uno e invertir dinero cuando sabes que puedes trabajar desde tu casa completamente gratis. Si se te ha venido esta duda a la cabeza y en tu ciudad existen espacios de coworking, debes leer las siguientes razones que te harán cambiar de opinión:

 

1. LAS DISTRACCIONES EN CASA

Te preparas un café en tu cocina, esto te empieza a entregar totalmente a la idea de que sigues en el lugar de descanso ya que tu humano cerebro no vivió el proceso de salir de casa y llegar a una oficina a trabajar. Luego te sientas en tu escritorio, aún en tu casa, y entonces empiezan las distracciones. No te concentras. Tus hermanos, novia, esposa o padres te llaman cada 40 minutos para preguntarte, hablarte, o conversar de esas singulares cosas que pasan en tu hogar, pero no es culpa de ellos, ya que eres tu quién está trabajando desde tu hogar. De repente el tiempo se hace más corto y las distracciones mas grandes, finalmente hay trabajos pendientes que no terminas o que se te hicieron mucho más difíciles de trabajar. ¿Que tal la idea de trabajar desde un lugar que fue creado para estas exactas necesidades?

 

2. COMUNIDAD

Es verdad, amamos a nuestra familia, pero en cuestiones de trabajo necesitamos integrarnos con gente que valla en nuestra misma línea. Un espacio de coworking no solo te da la comodidad de trabajar desde un espacio creado netamente para trabajar, sino que también te acoge dentro de un grupo de personas afines. Llegas a compartir con personas que buscan lo mismo que tu o con quienes puedes crear algo nuevo. Puedes trabajar sin sentir interrupciones, ya que los otros coworkers tampoco quieren ser interrumpidos y quieren acabar con sus pendientes antes de las 18h00. Pero lo bueno es que cuando te das un break, no esta nada mal acercarte a algún coworker que este en el mismo espacio y conversar de lo que sea. Al final del día no hay nada más satisfactorio que ir compartiendo tus avances, nuevas ideas o un simplemente un café con una persona que valora tu trabajo y te inspira a llegar más lejos.

 

 3. NECESITO UNA OFICINA ¿POR DÓNDE EMPIEZO?

Primero buscas, y buscas,  y sigues buscando. Evalúas todas las opciones posibles, calculas los gastos, le pides ayuda a tus padres y hasta que te decidiste por tu oficina nueva. Luego te das cuenta que necesitas amoblar tu oficina, si, es completamente necesario que tengas un escritorio, una mesa para recibir tus clientes, una cafetera y una refrigeradora para las cervezas del Viernes. También tienes que contratar el servicio de electricidad, teléfono e internet, por que esos servicios no vienen incluidos. Finalmente, decides operar en tu nueva oficina y te das cuenta que necesitas permisos (si, otro papeleo y dolor de cabeza que no te lo esperabas). Todo esto es posible, pero, ¿Qué pasa si todos esos dolores de cabeza te los ahorras en un coworking?

 

4. LOS ALTOS COSTOS DEL ALQUILER

Ya vimos todos los puntos anteriores, mucho mas allá del tiempo que invertimos gestionando poner nuestra propia oficina, debemos invertir dinero. Con todas estas necesidades y comodidades, apuesto que tendrás un gasto alto que enfrentar. Un espacio de coworking te da la facilidad de que lleves tu computadora, escojas el espacio que más te guste y te sientes a trabajar en ese gran proyecto, emprendimiento o idea que tanto te gusta.

 

Es importante saber diferenciar un espacio de coworking de una oficina privada, porque al momento de elegir un espacio en donde trabajar, si eres un start-up o estás emprendiendo, necesitas conocer todas estas opciones y elegir la adecuada.

¡No lo dudes mas! Haz click aquí y conoce los servicios, planes y beneficios de Panal Coworking.

Contáctanos
A %d blogueros les gusta esto: